Copyright © Numero Tr3s
Design by Dzignine

13 julio 2012


Isabel




Isabel empujo la pesada puerta, siglos de intriga habitaban esos desconocidos muros. 
La puerta se abrió y ella cerro sus ojos a la espera de su final, nada ocurrió. Despacio abrió los ojos, en la penumbra se veían imágenes de estatuas, figuras de hombres con sus manos extendidas y miradas tristes. Mas allá una mujer con un niño en brazos. 
Siguió caminando, el olor le daba nauseas, pero lo prefería antes que el olor desagradable de las verdulerías, un escalofrío corrió por su cuerpo: -Ajo, pensó-
En el centro de la habitación estaba la imagen que buscaba. Se acerco, irrespetuosa y exclamó: Esto es todo? Nada de temblores, rayos o werever???!! Puede ser tantos siglos de mentiras???? 
La imagen no respondió, la sangre que brotaba de su frente le empezaba a dar hambre, esa sensación de insaciabilidad se apoderaba de ella. Dio vuelta la mirada, un montón de bancos, imágenes, todo parecía tan triste y vacío, hasta para ella, una vampira.
La idea de entrar a una iglesia se le ocurrió luego de que un día viera en la tele la transmisión de una misa, en el momento que el sacerdote dijo: - Comed y bebed, este es mi cuerpo y mi sangre, signo de la alianza eterna…. Se le vino a la mente una idea: Si Dios es amor y los sacerdotes tienen una alianza de sangre con el, entonces si ella mordía a un sacerdote podría experimentar por un segundo el Amor Eterno. Cada vez que un vampiro se alimenta de un humano antes del ultimo suspiro de su victima tiene un flash de sensaciones e imágenes de la vida del humano. 

No fue hasta la noche que mordió a esa joven en el puente que descubrió el amor, su fuerza la abofeteo, quedo maravillada con esa sensación, -¿ un mismo sentimiento podía hacerte sentir tan feliz y tan miserable al mismo tiempo? Esa misma noche se agazapó en las afueras de una iglesia a la espera del sacerdote. Después de dos horas de esperar cuando la idea ya le parecía descabellada y tonta, en el momento en que decidía marcharse, salio el sacerdote. Con la emoción de un niño en la puerta del Zoo se abalanzo sobre el cuerpo regordete. Lo que sintió y vio estaba lejos del amor, solo encontro oscuridad, rencor, egoísmo, egolatría… El asco la invadió, termino su tarea, si no le sacaba hasta la ultima gota podía convertirlo en vampiro, y ese ser despreciable ni siquiera merecía eso. 
Después de varios minutos saltando de banco en banco, volando de figura en figura, decidió marcharse. ¡Se sentía tan tonta!
Salio de la iglesia, cruzo la calle y se adentro en el parque. 
Estaba sentada en el respaldo de un banco a la espera de un desprevenido, de pronto noto que alguien estaba sentado junto a ella.
Pego un salto, el sujeto impávido busco su mirada.
-Sabes cual es el problema, que para los seres como vos todo es negro o blanco. Para mi todo es un arcoris. Dijo el sujeto.
- ¿WTF?* 
-¿No me buscabas? ¿Acaso no querías hablar conmigo?
-¿Quién mierda sos? Dijo Isabel molesta
-Soy la razón por la que entraste en esa iglesia. 
-No me hagas reir, seguro te mando Matias. ¡Como se van a reir de mi!.
-¿Acaso importa mi nombre? Pobre vampira, ¿por un alma oscura pensaste que no existia?, es que me buscaste en el lugar equivocado. Acaso siglos de existencia no te enseño a desconfiar de las mentiras, ¿Cómo podes creer que me encontrarias en un lugar desde donde se condena la diferencia, donde se ostenta riquezas, donde jamás se escucha un MEA CULPA, donde se ocultan los delincuentes?¿ No te dije que para mi todo es un arcoiris?
-El verdadero amor te esta vedado, dijo el sujeto,-al igual que esta vedado el cielo para tu alma y la de todos aquellos que vivan en la mentira. Yo extiendo mi mano, el que quiere la toma. Solo aquellos que pueden ver en un pimpollo a la rosa en su explendor, todo aquel que ve un niño durmiendo en la calle y ve un futuro medico y no un delincuente, todo aquel que le da un centavo al mendigo y cree que lo usara para alimentarse en lugar de pensar que comprara bebidas o drogas, todo aquel que cree que se puede luchar contra la injusticia, la desigualdad, la violencia y tantos otros males, todos ellos son MI IGLESIA.
Isabel todavía no entendia bien lo que pasaba, talvez el olor dentro de la iglesia era de alguna droga. Sacudio su cabeza, para despejarse, en eso noto que el sujeto se habia levantado del banco y habia desaparecido en la oscuridad del parque, talvez todo fue su imaginacion.
En eso escucho la voz del sujeto: -Ah, olvide presentarme, mi nombre es Fe y mi apellido Esperanza….






                                                                                                            PaulyS




*WTF: expresion. Que carajo.

1 comentario:

Neogéminis dijo...

Una historia con moraleja que contrasta claramente con al primera impresión que nos da su lectura. Confieso que tardé bastante en darme cuenta que no se trataba de la llegada de un alma al infierno! jejejee...pero claro, después comprendí que para un vampiro, entrar a una iglesia sin que nada le pase también podría despertar una gran sorpresa al ver que lo que le habían dicho sobre el asunto era todo mentira!...parece que ciertos recursos de extorsión están vigentes en ambos lados de la raya que separa el bien del mal..al menos en apariencia. Por suerte si escarbamos en su esencia, son muy diferentes!

Un abrazo.

Blogger templates